Galería

La Formación Permanente Universitaria

Tomamos como base la definición del aprendizaje permanente del documento “Hacer realidad un espacio europeo del aprendizaje permanente” (Comisión Europea, 2001) como toda actividad de aprendizaje realizada a lo largo de la vida con el objetivo de mejorar los conocimientos, las competencias y las aptitudes con una perspectiva personal, cívica, social o relacionada con el empleo

Según indica el documento: “El futuro de Europa depende de la medida en que sus ciudadanos puedan afrontar los retos económicos y sociales. Un “Espacio europeo del aprendizaje permanente” les permitirá pasar con libertad de un entorno de aprendizaje a un entorno de trabajo y de una región a otras o de un país a otro para utilizar de la mejor manera posible sus aptitudes y sus cualificaciones”. El documento propugna una definición amplia del aprendizaje permanente que no se limite al enfoque puramente económico o restringido al aprendizaje de adultos sino que se refiera a la formación desde la etapa de preescolar hasta después de la jubilación (“desde la cuna hasta la tumba”) abarcando todo el espectro del aprendizaje formal, no formal e informal.

Dentro del proceso de Bolonia, no es hasta la Conferencia Ministerial de Praga en 2001 cuando se habla por primera vez del Aprendizaje Permanente como pilar fundamental para hacer frente a las necesidades asociadas a la competitividad y a la cohesión social: “El aprendizaje permanente (a lo largo de la vida) es necesario para encarar los desafíos de la competitividad y el uso de las nuevas tecnologías y para mejorar la cohesión social, la igualdad de oportunidades y la calidad de vida” (Declaración de Praga, 2001)

La definición del aprendizaje a lo largo de la vida, tal y como se ha descrito en apartados anteriores, tiene una doble dimensión: a lo largo, desde la etapa preescolar hasta después de la jubilación, y a lo ancho, abarcando todo el espectro del aprendizaje formal, no formal e informal. Además, el aprendizaje permanente tiene dos objetivos básicos que se consideran igual de importantes: La cohesión social (ciudadanía activa, realización personal e integración social) y la empleabilidad. Así, se puede hablar de una vertiente social y una vertiente profesional de la Formación Permanente.

En la siguiente tabla se recogen los ámbitos que componen la formación permanente en sus dos vertientes: Profesional y social.

 

Profesional

Formación académica no profesional (Social)

Formación inicial: Educación formal y/o obligatoria (infantil, primaria, secundaria, superior y doctorado)

Formación de perfeccionamiento profesional:

  • Formación para el empleo: formación que se dirige prioritariamente a potenciar la inserción y reinserción profesional de la población demandante de empleo, mediante cualificación, recualificación o puesta al día de sus competencias profesionales (Ej formación ocupacional).
  • Formación de especialización, reciclaje o actualización, que se haría después de la formación inicial. (Ej. formación en la empresa o la llamada formación continua en el acuerdo nacional de formación continua o, por ejemplo, la  “formación interna en las universidades” también estaría en este apartado.

Formación orientada para alcanzar una formación académica que en su momento no pudo lograr, que le permita acceder a estudios iniciales (reglados).

 

Formación dirigida a fomentar la participación social, ocupar el tiempo libre y de ocio, aumentar los conocimientos culturales y científicos, mejorar la calidad de vida, el conocimiento de idiomas, etc. (Ej. Universidades Populares o programas universitarios para personas mayores)

Objetivos:

  • Especialización, reciclaje, actualización, perfeccionamiento Orientada al empleo
  • Transferencia de conocimiento

Objetivos:

  • Extensión del Conocimiento.
  • Ampliar acceso a la formación reglada a nuevos estudiantes.
  • Acceso a la cultura y mejora de la calidad de vida.

Vertientes social y profesional de la educación permanente

Aunque, como ya se ha visto, la Formación Permanente abarca tanto la formación inicial (reglada) desde la etapa preescolar hasta las titulaciones universitarias, así como todo tipo de formación posterior hasta la jubilación, en el contexto español cuando este término se refiere, generalmente, a la oferta formativa no reglada.

Dentro de este contexto podemos definir la formación permanente universitaria (FPU) en España como:

– Estudios organizados o co-organizados por la universidad,
– dirigidos a personas individuales, empresas e instituciones,
– que quieren mejorar sus conocimientos, competencias y aptitudes, bien:

  1. Para cubrir una demanda profesional o estrategia universitaria mediante el perfeccionamiento, actualización o especialización profesional, o bien
  2. Para atender a una demanda social para su desarrollo sociocultural y educativo que permita la participación activa, la integración social y que conlleve una mejora de la calidad de vida

– que son acreditados mediante títulos propios, diplomas o certificados expedidos por la universidad o sus fundaciones

Definición de Formación Permanente Universitaria

Una respuesta a “La Formación Permanente Universitaria

  1. Pingback: ¿Cómo pueden los mapas mentales ayudarnos a mejorar nuestra creatividad? | Mónica López Sieben

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s