Galería

La Cadena de Valor de la Formación Permanente

Cadena de Valor es un término acuñado por Porter (1995) que considera las principales actividades de una empresa como los eslabones de una cadena de actividades que van añadiendo valor al producto a medida que éste pasa por cada una de éstas.

Podemos identificar la Cadena de Valor de la Formación (ofertada) con las siguientes actividades básicas:


Los procesos que componen la cadena de valor son los siguientes:

  1. Análisis de la demanda y diseño del plan de estudios: El primer paso es la identificación de las necesidades de formación del entorno que justifica la puesta en marcha de un programa y la viabilidad del mismo. Acorde con esto, se diseña el Plan de Estudios en el que se definen los contenidos, modalidad de impartición, metodología, profesorado, resultados del aprendizaje, etc. A continuiación dicho plan de estudios se aprueba según la normativa vigente y a través de los órganos competentes.
  2. Puesta en marcha del programa: Una vez aprobado en cada edición se realiza un Diseño Académico y un Diseño Organizativo. En el diseño académico se definen los contenidos a más bajo nivel y se seleccionan los profesores que van a impartir la docencia de acuerdo con la definición del plan de estudios. El diseño organizativo supone la planificación operativa de horarios y grupos, reservas de espacio, recursos docentes necesarios (laboratorios, cañones, vídeo, ordenadores, etc.), logística (material a entregar a los alumnos, etc.), definición de precios, descuentos, procedimientos de matrícula, etc.
  3. Información y publicidad: En esta fase se definen y gestionan los instrumentos que deben ser empleados para la promoción y publicidad de la oferta de formación así como sus canales de distribución. Se definen aquí los trípticos, carteles, anuncios en prensa o en revistas especializadas según el perfil de entrada, mailings, webs, artículos etc. que sean más idóneos para la promoción del curso. Es fundamental disponer de una segmentación de clientes potenciales para poder dirigir de forma más efectiva la promoción.
  4. Preinscripción y matrícula: En esta etapa, el alumno identifica los cursos y/o asignaturas en las que está interesado y solicita su matrícula. En esta fase se recogen los documentos acreditativos necesarios y/o se comprueban los requisitos o se realizan las pruebas de acceso, se efectúa la selección conforme a éstos requisitos y, al final, se comunica el resultado del proceso de admisión a los solicitantes y, en su caso, se gestiona el pago de las tasas correspondientes. En esta fase también se gestionan las becas que se hayan establecido.
  5. Gestión económica y soporte a la docencia: La gestión económica del curso empieza con la gestión del cobro donde se identifican los ingresos recibidos y se realiza el control de impagados que, llegado el caso, puede permitir la matrícula de nuevos alumnos en el curso. Un punto importante en esta etapa es la tramitación de las contrataciones del profesorado y la tramitación de convenios, subvenciones y patrocinios en su caso, hasta la compra y pago de las facturas a proveedores, pagos a profesorado involucrado en la docencia, etc. Paralelamente a la impartición del propio programa, se realizan una serie de tareas administrativas de soporte durante la docencia bien de apoyo al organizador (gestión de la documentación, control de asistencia, coordinación de profesorado, gestión de materiales didácticos en el aula, etc) o bien de apoyo al alumno (certificaciones parciales, justificantes, cambio de asignaturas, expedientes, gestión de convalidaciones, etc.). Otra actividad que se realiza en esta etapa es la gestión de prácticas en empresa, o trabajos finales de programa, por ejemplo.
  6. Impartición y evaluación: La actividad central del proceso formativo es la impartición de las clases. Se trata del momento de interacción entre profesor y alumno (síncrona o asíncronamente). Las herramientas didácticas que se empleen, la cantidad y la calidad de la documentación que se entregue darán una visión al alumno de la calidad de la institución que está ocupando su tiempo. Es en todo caso, la capacidad de comunicación del profesor y el tipo de metodología didáctica que emplee será lo que condicionará la calidad del proceso de aprendizaje, la posibilidad de hacer que el alumno aprenda el conocimiento que se le desea impartir. De forma paralela a la etapa de docencia o impartición, existen  también una serie de tareas de coordinación entre asignaturas y profesores. Es la labor que suele hacer un Jefe de estudios o coordinador. Una vez impartidos los conocimientos, el profesor deberá evaluar en los alumnos los resultados del aprendizaje mediante las diferentes metodologías de evaluación disponibles y actualizar en el currículo del alumno los resultados conseguidos (cierre de actas, solicitud de certificados, etc.).
  7. Finalización y garantía de calidad: es el proceso mediante el cual se evalúa la satisfacción del alumno con respecto al curso recibido. Generalmente se realiza a la finalización del curso mediante encuestas pero también se pueden hacer evaluaciones parciales de seguimiento en caso de tratarse de un curso de larga duración. La realización de otro tipo de metodologías de evaluación tales como entrevistas personales, etc. son más escasas. La evaluación de la satisfacción se suele centrar tanto en aspectos organizativos globales (recursos, documentación, procedimientos de atención al alumno, etc.) como la calidad individual del profesorado (dominio de los conocimientos, capacidad para trasferir ejemplos reales, experiencia, actitud hacia los alumnos, etc.), y debe servir tanto para confirmar la adecuación del diseño del curso o para reorientar y mejorar las ediciones posteriores. En esta fase, una vez finalizado el curso, también se desarrollan los procesos de certificación de los aprendizajes adquiridos (emisión de certificados y o títulos).
  8. Actividades postventa: La fase de Postventa recoge los procesos realizados una vez finalizado el curso y suponen la evaluación de que ese producto formativo está todavía en vigor. Se trata de las acciones de fidelización de los alumnos para fomentar su repetición en este producto o en otros de la misma entidad, o su promoción entre compañeros, etc. Los servicios más frecuentes que se ofertan son los de Bolsa de trabajo (mediante la recopilación y actualización de los currícula asociados a los alumnos y la gestión de ofertas de trabajo seleccionando a los candidatos en base a los requisitos solicitados) y el  seguimiento de los egresados que permita obtener información para promocionarse y mantener la adecuación a la demanda. La organización, por ejemplo, de asociaciones de Antiguos alumnos persigue mantener a los mismos en contacto y, así, atender continuamente sus demandas y recuperarlos como alumnos de posteriores ediciones. También pertenecen a esta fase los procesos de Evaluación de resultados, y a acreditaciones.

En las universidades españolas, especialmente las públicas, estos procesos están distribuídos entre diferentes unidades en la universidad siguiendo mocelos más o menos centralizados de gestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s